Editoriales

Tiendas Online

libros_general_125x125.gif

Redes Sociales

Estamos en Google+

twitter1

@cazadoraromance

Eventos Calendario

Septiembre 2014
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5
Amante de nadie - Mary Balogh
Críticas

Escrito por Alba Turunen

Martes, 16 de Abril de 2013 18:00

Amante de nadie - Mary Balogh

 

Sinopsis

 

Lord Ferdinand Dudley está acostumbrado a conseguir todo lo que quiere... hasta el día en que intenta reclamar la finca que ganó a las cartas, y se convierte en el rival de la cautivadora Viola Thornhill.

 

Viola Thornhill jamás se hubiera imaginado lo acertada que llegaría a ser la predicción de aquella gitana: «Cuidado con un desconocido alto y moreno...». Viola creía haber encontrado la paz en Pinewood Manor, la casa que le legó el difunto conde de Bamber porque confiaba en ella y creía que merecía otra oportunidad. Pero Lord Ferdinand Dudley ha viajado al pueblo con el propósito de tomar posesión de esa misma casa, que le ganó a las cartas al joven conde de Bamber.

 

Ni Ferdinand ni Viola están dispuestos a renunciar a lo que consideran suyo, y se embarcan en una convivencia que les deparará muchas sorpresas. Poco a poco surge algo entre ellos: Lord Dudley queda fascinado con Viola, que también se siente atraída por él, pero sabe que no puede hacerse ilusiones.

 

Cuando aparece el conde de Tresham, hermano de Ferdinand, no tardará en reconocer a Viola y desvelar su escandaloso pasado. Y ella, ante la posibilidad de perder la casa y la nueva vida que ha construido allí, decide valerse de su mejor arma para desafiar a Ferdinand...

 

 

Valoración

 

Por fin llega la tan esperada segunda entrega de la serie "Amantes" de Mary Balogh.

 

Empieza con una idílica escena en el pueblo de Trellick, donde se celebra la fiesta del Palo de Mayo. Allí llega un caballero desconocido que se une a los festejos y pronto se gana la admiración de sus habitantes, entre ellos de una joven con quien nuestro protagonista flirtea, baila y hasta le roba un beso. A su vez, la protagonista es advertida por una pitonisa de que se guarde de un joven caballero, alto y guapo, porque puede suponer su ruina.

 

Hasta ahí tenemos lo primero acaecido en el libro, pero qué sorpresa se lleva el lector en los siguientes capítulos al averiguar lo que sucederá. Lord Ferdinand Dudley, hermano pequeño del célebre duque de Tresham, a quien conocimos en "Más que una amante", llega a Trellick para conocer y establecerse en una propiedad que ha ganado jugando a las cartas al conde de Bamber. Y es una propiedad que el conde sabe que posee pero que jamás ha visitado, y le cede de buena gana las escrituras a Ferdinand. Mayúscula es la sorpresa de Ferdinand cuando se entera de que la propiedad no sólo no está en ruinas sino que encima está habitada; nada más y nada menos que por la joven con quien Ferdinand estuvo flirteando el día anterior en la fiesta.

 

Viola Thornhill estaba encantada con el guapo desconocido que la besó la noche anterior y no espera que éste se presente en su hogar, y menos para decirle que Pinewood Manor es suyo, que lo ha ganado legalmente y tiene las escrituras. Viola, enfadada, le dice que la casa es suya y que el difunto conde de Bamber se la dejó a ella en su testamento. Ella no se deja amilanar por las palabras de Ferdinand, a quien, sin duda, cree un jugador, y su estima por él comienza a decaer poco a poco, por motivos que el lector irá descubriendo.

 

Mientras ambos protagonistas esperan que lleguen los papeles que demuestren quién es el verdadero dueño, se enfrentan a una batalla verbal y... bromista en la que ambos están dispuestos a ganar. Viola, por su parte, hace todo lo posible por expulsar a Ferdinand de su casa, se alía con criados y gente del pueblo para que la estancia de Ferdinand sea desastrosa y salga de allí; Ferdinand, a su vez, se huele lo que está haciendo Viola y decide seguirle el juego...

 

Esto, sin desvelar nada más de la novela, es lo que va a encontrarse el lector. Un libro que sigue la estela del primero de la serie, que tiene con él algunas semejanzas y diferencias. Al contrario que "Más que una amante", "Amante de nadie" es un libro con una historia muy tierna por parte de los protagonistas (cuando no están peleando). El amor tarda algo en surgir, y las circunstancias de sus protagonistas condicionarán la cantidad de sorpresas que va a llevarse el lector a medida que pase las páginas.

 

Personalmente, es una novela que ha tardado un pelín en atraparme, no es tan dinámica como otras de Mary Balogh. Más o menos hacia la mitad del libro es cuando la historia se pone más interesante. El principio se hace algo lento y pesado, pero lo amenizan las cómicas escenas donde los protagonistas discuten por la legalidad de la casa.

 

En cuando a sus personajes, creo que Ferdinand no va a dejar a nadie indiferente, es un caballero en toda regla. Quienes ya leyeron el libro anterior le vieron como el joven y alocado hermano menor de Tresham, pero aquí tenemos a un protagonista muy noble y caballeroso con un estricto sentido del honor. Y a la vez un joven que no reconoce el amor debido a los padres que tuvo, que sólo entiende por amor lo que les profesa a sus hermanos.

 

La protagonista, Viola... me ha gustado como mujer fuerte e independiente, pero su personalidad me ha dejado una espinita clavada. Es una mujer muy orgullosa que se ha hecho a sí misma debido a su secretísimo pasado; cada vez que Ferdinand le dice algo cariñoso, huye, no quiere su amor ni ve un futuro entre ellos. Mediante su obcecación me recordó a veces a Jane, la protagonista de "Más que una amante", que se ponía algo pesada con el "sí pero no", y tienes ganas de gritarle: "¡Pero decídete!".

 

Por lo demás, me ha resultado una novela muy bonita y recomendable para todas las fans de Mary Balogh. Sin duda, van a encontrar su firma en ella. Y para quienes acabaran perdidamente enamoradas de Jocelyn en la novela anterior, les spoilearé que se deja ver bastante su tierna faceta de padrazo.

 

No desvelo nada más porque tienen que descubrirlo las lectoras. Se encontrarán con una novela llena de sorpresas y giros argumentales, que no deja a nadie indiferente, que se hace amena y entretenida pero, sobre todo, tierna. Y con esto ya espero impaciente la siguiente novela, que cierra la serie, la de Angeline, la estrafalaria hermana de Treshan y Ferdinand, con Heyward. Tras leer este libro me sigo preguntando cómo fue posible que se enamoraran.

 

Sin más, entre un 1 y 10 le pongo a la novela un 9 bien merecido.

 


 

Escrito por Blissy

Miércoles, 15 de Mayo de 2013 18:47

 

Valoración

 

Con esta novela, la segunda de la serie "Amantes", Mary Balogh rompe con los tópicos de una protagonista inocente e ingenua y un protagonista libertino, y nos narra una historia original y romántica que nos hace creer que el amor es posible a pesar de los obstáculos.

 

Cuando Ferdinand va al pueblo en el que se encuentra la propiedad rural que ha ganado jugando a las cartas, para tomar posesión de la misma, se encuentra en las fiestas con Viola. Y lo que en principio es un encuentro fortuito y pasajero se convierte en una tarde romántica. Al día siguiente se vuelven a encontrar, pero esta vez ambos afirman ser propietarios de la misma finca y, a partir de ahí, entre ellos se instala una enemistad y enfrentamiento por ver quién tiene razón.

 

En los días que pasan en la propiedad, Ferdinand se va ganando con su encanto y sencillez a los vecinos del pueblo, dejando de lado todos los tópicos del aristócrata engreído, libertino y cabeza hueca. A la vez que descubre en Viola una mujer totalmente integrada entre sus vecinos, querida y respetada.

 

Conforme se van conociendo, ambos protagonistas descubren cualidades del otro que no pensaban que tuvieran. Es un libro que pasa de los momentos divertidos en los que los protagonistas se enfrentan por Pinewood Manor a otros más serios y duros, combinados con situaciones tiernas y románticas. Se nos presenta una historia en la que los protagonistas demuestran que realmente se quieren, llegando a renunciar a lo que desean por amor y anteponiendo el bienestar de los demás al suyo propio.

 

No quiero desvelar demasiado porque es una novela que hay que ir degustando lentamente, y es difícil de explicar si no se va leyendo, pues no es sólo una historia sin más, sino que está llena de matices y detalles que demuestran los sentimientos de los protagonistas.

 

Es una novela que he leído demasiado rápido porque no podía parar hasta saber cómo se desarrollaría todo, para descubrir algunos misterios que poco a poco se van vislumbrando, pero manteniendo la intriga sobre la vida de Viola. Y con alguna que otra sorpresa que se descubre a lo largo de la novela.

 

Pero también es de esas novelas con la que, a cada página que pasaba, sentía pena porque era una página menos que quedaba para acabarla.

 

Con momentos entrañables en los que vemos a los hermanos de Ferdinand, sobre todo al duque, en momentos familiares y hogareños que dan un punto extra a la lectura.

 

Ojalá muchas novelas y autoras tuvieran la habilidad de Mary Balogh para recrearnos con una sencilla y bonita historia de las que llegan al corazón como ésta.

 

Es una serie que recomiendo totalmente, ya que me han encantado los dos libros publicados hasta ahora en español. Y el tercero promete ser, al menos, bastante divertido.